La contrología, o método pilates (como es llamado hoy en día), fue creado y desarrollado durante la segunda mitad del siglo XX por J. H. Pilates, un hombre visionario y con una claridad del movimiento humano conceptual tan adelantada, que fue capaz de crear un sistema de ejercicios y aparatos que hoy en día es vigente y sigue creando humanos felices y sanos por todo el mundo.

El método Pilates es un sistema de entrenamiento global, que desarrolla la coordinación del desarrollo del cuerpo, de la mente y del espíritu, a través del estricto control del movimiento consciente.

En el método pilates todos los movimientos son impulsados por el centro energético (punto exacto entre la mitad superior y la inferior de la anatomía, entre el costado derecho y el izquierdo. Es el lugar de donde nace toda la fuerza que se ejerce. En lo mas profundo del abdomen.

Conseguir equilibrio en todas las tareas de la vida requiere que encontremos un punto central. Un lugar real y palpable que pilates le permitirá desarrollar.

La noción de estar centrado consiste en realidad en la combinación de procesos físicos y mentales. Estar centrado nos ayuda a ser perceptivos emocionalmente, a tener las ideas claras, a ser capaces de asumir retos, …

Ese centro es la parte que amamos de nosotros, la persona que siempre hemos deseado ser.

Al fortalecer su centro energético, fortalecerá todos los aspectos de su vida.

La gente afirma que cuando se compromete con pilates, sus vidas cambian por completo. Aumentan sus expectativas de éxito, su motivación, son fieles a sus principios. Sus relaciones personales son mas satisfactorias y plenas.

Cada día, cada sesión es un reto hacia la perfección que nunca se alcanza. Un camino de constante evolución y mejora.

En el método pilates no se busca la cantidad sino la calidad. El verdadero reto consiste en la organización  y re-equilibrio de los pares de fuerzas que limitan nuestro movimiento.

El fin es conseguir un movimiento puro, libre, coordinado, estable, fluido, equilibrado. Y para ello hay que realizar una reeducación corporal profunda y consciente.